¿Por qué son buenos los antioxidantes?

¿Te has fijado que cada vez que se recomienda un producto en su mayoría contienen antioxidantes? Alimentos, tratamientos de belleza y de enfermedades lo recomiendan como lo mejor del mundo.

Te traemos este remedio fácil y efectivo para las manos adormecidas

Tipos de antioxidantes

Tipos de antioxidantes

Se cree que existen cientos y posiblemente miles de sustancias que actúan como antioxidantes. Todos poseen su propia función e interactúan con otras para ayudar al cuerpo a funcionar bien. Por eso es indispensable tener una dieta variada. Los flavonoides, flavonas, catequinas, polifenoles y fitoestrógenos son los tipos de antioxidantes y fitonutrientes. En primer lugar los polifenoles son responsables de la máxima actividad antioxidante de las frutas y verduras. Se dividen en dos subtipos con propiedades y características diferenciadas: Los que son flavonoides y los que no.

Algunos de ellos se adhieren a sustancias tóxicas, como el plomo, el cobre, el hierro, el cadmio y otros metales pesados. Haciendo que los elimines por vía renal. Una acción importante ya que se consideran los responsables de más del 80% de afecciones crónicas. Los flavonoides se subdividen en flavonas e isoflavonas, antocianidinas, flavanoles y flavanonas. Por otro lado los polifenoles no flavonoides están constituidos por alcoholes, ácidos fenólicos y estilbenos.

Además los carotenoides juegan un papel determinante en el desarrollo y mantenimiento del estrés oxidativo celular. Se clasifican en carotenos, licopeno, y xantofilas. Los carotenos alfa y beta, la betacriptoxantina son precursores de la vitamina A. También la vitamina C es reconocida como el más genuino de los antioxidantes. La han catalogado de nutriente esencial al igual que lo son los ácidos omega 3. Otro antioxidante por excelencia es la vitamina E.

Reduce los riesgos de contraer enfermedades

Su presencia en los alimentos es fundamental porque al ser ingeridos protegen de manera eficaz la salud. Los antioxidantes son sustancias químicas que ayudan a detener o limitar lo causado por los radicales libres. El tabaco, el alcohol, y la contaminación por rayos ultravioleta del sol forman parte de ellos. A su vez contribuyen al proceso de envejecimiento.

Potencian la aparición de cáncer, diabetes y afecciones cardíacas. Se asocian con la artritis, derrame cerebral, enfermedades respiratorias, inmunodeficiencia, enfisema, enfermedad de Parkinson y otras afecciones inflamatorias. Los antioxidantes protegen y revierten parte del daño, aumentando la inmunidad. Si el cuerpo no procesa y elimina los radicales libres de manera eficiente, se produce estrés oxidativo. Es muy importante comer los alimentos necesarios que estimulen la eliminación de los radicales libres.

Estos son algunos de los beneficios que aporta el té de cáscara de limón para tu salud

Un aliado para la piel joven, el pelo sano y las uñas fuertes

Un aliado para la piel joven, el pelo sano y las uñas fuertes

Las vitaminas son indispensables para evitar afecciones de todo tipo, entre ellas está la E. Sirve para las uñas como un protector y restaurador, sin importar el largo. Mejora su crecimiento, pues las restaura por dentro y por fuera, gracias a que añade keratina. Los antioxidantes hacen más fuerte el pelo y protegiéndolo del envejecimiento. Reconstruye los mechones dañados, haciéndolos lucir brillantes. Añade más volumen y nutrición a cada hebra del cabello.

Los científicos han demostrado en varias investigaciones que la oxidación y el envejecimiento cutáneo se encuentran relacionados. Cada rayo UV, contaminación y radiación infrarroja afectan la piel y alteran su funcionamiento. Puede provocar manchas, signos visibles de envejecimiento, flacidez y un aspecto apagado. Como solución especial tienes el consumo de antioxidantes e incluso productos que apliques a la dermis. Unifican el tono, reducen manchas y ayudan a prevenir su reaparición. Debido a que neutralizan los radicales libres y estimulan la función auto reparadora de la piel.

La vitamina C, el ácido ferúlico, ácido salicílico y la silimarina destapan los poros, disminuyen imperfecciones y perfeccionan la estabilidad de la piel. Incrementan la firmeza y el resplandor de la dermis, siempre y cuando se aplique la cantidad adecuada.

¿De dónde provienen los antioxidantes?

El cuerpo produce algunos antioxidantes aunque es necesario consumirlos a través de los alimentos. Se consideran antioxidantes enzimáticos a los que el mismo organismo hace. Contrarrestan los efectos de los radicales libres en cierto grado las frutas antioxidantes son la fresa, uva, mango, melón, cereza, naranja, limón, plátano, manzana, entre otros. Entre las semillas y frutos ricos en antioxidantes se encuentran nuez, almendra, cacahuete, pistacho, acai, maíz, semilla de chía y demás.

El brócoli, tomate, zanahoria, remolacha, cebolla, espinaca y boniato pertenecen a las verduras antioxidantes. Los obtienes también del cacao puro, canela, chiles, té verde, yema de huevo, leche entera, mantequilla, queso y el salmón. Existen suplementos antioxidantes, pero muchos de estos se recomiendan. Cuenta con un especialista antes de emplearlos. Un mal uso causa riesgos grandes para la salud.

Pon en práctica estos cuidados y tratamientos naturales para la planta de los pies

Consejos para llevar una dieta rica en antioxidantes

son buenos los antioxidantes
Aprende a comer sano

Lo primero es que demasiada cantidad de un antioxidante puede ser dañino. Comer sano ayuda a reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades, consulta con un dietista antes. Los médicos recomiendan comer una dieta equilibrada que incluya frutas y verduras frescas. Ten en cuenta que alimentos con colores intensos suelen contener la mayor cantidad de antioxidantes.

Cocinar determinados vegetales aumenta o disminuye los niveles de antioxidantes. Por ejemplo, cuando los tomates se tratan con calor el cuerpo lo procesa y usa más fácilmente. Sin embargo la coliflor, los guisantes y el calabacín pierden gran parte de su actividad antioxidante en el proceso de cocción. Te recomiendo también tomar una taza de té verde todos los días. Fíjate en los colores que se ven en tu plato. Si tu comida es más marrón es probable que los niveles de antioxidantes sean bajos. Agrégale algo de col, espinacas o algún otro de los vegetales antioxidantes.

En tus meriendas come nueces, maní o frutas de tu elección. Puedes optar por la elaboración de batidos verdes si te agradan. Los jugos naturales son ricos y saludables, pero recuerda no poner mucha azúcar. En ese caso, te sugiero otro endulzante como la estevia.

Recuerda que los productos frescos siempre serán los mejores para tu salud por la cantidad de antioxidantes que poseen. Pon en práctica estos conocimientos para cambiar tu estilo de vida. Incorpora el ejercicio junto a los antioxidantes. Consulta con un profesional antes de hacer todo esto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *