Así funcionaba “Nautilus”, el submarino que ideó Julio Verne para “Veinte mil leguas de viaje submarino”

En el periodo en la que fue escrita la novela, Nautilus era una palabra que se usaba como sinónimo de submarino. Él mismo Verne había tenido la oportunidad varias veces de ver esas máquinas.

Dichas máquinas no se comparaban para nada con su Nautilus, ya que su tiempo de inmersión no excedía la media hora. En 1858 un amigo personal del escritor, llamado Jacques-Francois Conseil, sometió a prueba un submarino con nombre “Pilot” nave de características muy similares a la encabezada por el capitán Nemo.

Se cree también que el basamento de Verne para la creación de su nave se basó en el modelo de otro submarino de origen francés, el “Plongeur”. Definido por el propio Julio Verne como -una maravilla, llena de maravillas-, el Nautilus era también un artilugio que se adelantó a su época.

¿Cómo funcionaba supuestamente?

Submarino eléctrico

interior del nautilus y varios hombres sentados en una mesa
El motor del nautilus era propulsado por corriente eléctrica

En la novela “Veinte mil leguas de viaje submarino”. Julio Verne ofrece detalles abundantes acerca de la nave, y sobre la tecnología que se utiliza para la propulcion. Es un cilindro muy largo, y con extremos cónicos. Tiene además la forma de un cigarrillo, adoptada en la ciudad de Londres en diversas construcciones de este mismo género.

Este cilindro, de punta a punta, mide 70 metros y en su mayor amplitud, mide 8 metros. Está compuesto además por dos cascos, uno externo y otro interno. Su motor propulsado por corriente eléctrica es lo que más llama la atención en una época donde el motor a vapor es el mecanismo de propulsión más usado.

Nemo, el misterioso marino revela el secreto más adelante, exponiendo que todo lo que necesita para la producción de la electricidad, se obtiene del mar. En la novela, la electricidad producida sirve para accionar también “las bombas poderosas” que Nautilus utiliza para el almacenaje del aire. Este aire se extrae de la superficie en “establecimientos especializados”.

Según Nemo, el oxígeno acumulado así es lo que le admite ampliar por el tiempo que se quiera, la duración en las profundidades.

Tecnología prestada

Submarino Nautilus perseguido por un calamar gigante
Veinte mil leguas de viaje submarino

La tecnología que se sugiere ya existía en el tiempo de Verne. Pero la usanza de las baterías de sodio-mercurio; (baterías usadas en el Nautilus) solo se solo se hicieron populares una década más tarde.La circulación de la novela “Veinte mil leguas de viaje submarino”. Aunque Verne no fue científico, esgrimía con habilidad la imaginación para extrapolar los descubrimientos de la época. Eso es posiblemente lo más interesante de la tecnología que se esconde tras el Nautilus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *