Consecuencias que trae al organismo el parásito del gato

Se piensa que la mitad de la población ha estado infectada por el parásito del gato. ¿Mantienes una estrecha relación con un gato? ¿Son inseparables? 

Si es así, deberías saber que el 2% de los felinos es portador del Toxoplasma gondii. Este microorganismo provoca la enfermedad conocida como toxoplasmosis.

¿Qué ocasiona en el organismo humano? ¿Quieres saber cómo evitarlo? ¡Ahora es el momento!

No lo dejes para después, el estrés es una enfermedad letal. Descubre el por qué

¿Estarás a salvo de contraer el parásito del gato?

el parásito del gato 4
Los gatos son portadores de este parásito

Cualquier persona puede ser afectada por el parásito del gato. Millones son contagiados sin presentar síntomas severos. Esta afección es grave en mujeres embarazadas y en los individuos con un débil sistema inmunológico. Lo cual incluye pacientes con el VIH/SIDA o cáncer.

En los individuos sanos, la toxoplasmosis puede desarrollarse como una gripe.  Ahora, ¿qué síntomas se observan durante el padecimiento? 

  • Fiebre
  • Inflamación de los ganglios linfáticos 
  • Dolores musculares
  • Cansancio.

No queda ahí. Hay diferentes grados en los que puede aparecer el parásito del gato en el ser humano. Conoce cuáles son y cómo se presentan.  

Toxoplasmosis aguda

Entre el 10 y 20% de los infectados con manifestaciones agudas evidencia adenopatías cervicales o axilares bilaterales indoloras. Otros experimentan un síndrome seudogripal leve, caracterizado por fiebre, malestar general, mialgias y faringitis. 

Es común el debut en anemias leves, leucopenia y el aumento de las concentraciones enzimáticas dentro del hígado. 

Toxoplasmosis ocular

Esta variante causa dolor ocular, visión borrosa y, en ocasiones, ceguera. ¡Qué triste no ver! 

¿Daños nerviosos?

Según afirman científicos suecos, dicho parásito cuenta con un mecanismo para manipular nuestro sistema nervioso central. Cuando infesta a las células dendríticas, se produce una alteración en las funciones cerebrales

El estudio aún comienza, pero todo indica que ejerce una gran influencia en nuestra psique. Se especula que cambia algunas conexiones neuronales, lo cual incide en nuestra conducta frente a situaciones de estrés.

Los pacientes con defensas bajas pueden complicarse hasta llegar a la encefalitis y tumores intracraneales. Los enfermos típicos experimentan convulsiones, coma, fiebre, cefalea, trastornos visuales, deficiencias neurológicas. Todas ellas son preocupantes consecuencias.

El parásito del gato y el embarazo

el parásito del gato 3
Las embarazadas pueden contagiar al feto

Algunos casos producidos por el parásito del gato son asintomáticos. Por tanto, las embarazadas deben velar por su salud.

Los riesgos de que ellas puedan contagiar al feto se estiman en un 30%. Puede parecer una cifra pequeña, pero te asombrará las consecuencias que sufrirá ese reducido sector. 

Los primeros meses en la gestación traen consigo daños más graves al bebé. Por lo que el porcentaje de embriones que sobreviven a la toxoplasmosis depende del momento en que la madre adquirió la enfermedad. 

  • Infestados en el primer trimestre: solo el 15% sobrevive 
  • Parasitados en el segundo y tercer trimestre: del 30 al 60% de supervivencia

¿Ya comienzas a preocuparte? Aún hay más. La muerte de los que no entran en las estadísticas favorables no es lo peor. Aquellos que nacen presentan ictericia, exantema y calcificaciones cerebrales.

¿Estás embarazada o lo tienes planeado? Entonces, por muy triste que sea, es necesario que te informes acerca de los riesgos que rodean dicha dolencia. Analiza la siguiente lista breve de las múltiples patologías relacionadas con la fecundación:

  • Aborto espontáneo
  • Muerte fetal
  • Retraso en el crecimiento intrauterino
  • Malformaciones fetales
  • Daños oculares en el feto.

Estas son las terribles enfermedades que puedes prevenir con sólo lavarte las manos

Datos de interés sobre el parásito del gato

el parásito del gato 2
Toxoplasma gondii infecta a los animales de sangre caliente

Un 15% de los ciudadanos estadounidenses ha sido infectado con el parásito del gato. Solo te contagias una vez en la vida, a partir de ese momento se generan anticuerpos que dan inmunidad a tu organismo.

Toxoplasma gondii infecta a los animales de sangre caliente. Sin embargo, los únicos portadores de la enfermedad son los felinos. En ellos, el diminuto parásito es capaz de completar su ciclo biológico.

“¿No puedo tener un gato de mascota?” “¿Cuán peligroso podría llegar a ser?” ¡No te angusties! 

Los humanos no se contagian debido al contacto directo con los gatos, sino por sus heces. La convivencia con tu animal favorito no se verá perjudicada. 

¿Podemos prevenir la infección?

Por supuesto que sí. Continúa leyendo y hallarás buenas noticias. 

Mientras cumplas las normas higiénicas siguientes, podrás mirar a tu gato sin imaginarte a un parásito de cuatro patas:

  • Utiliza siempre guantes cuando trabajes en el jardín o en actividades en las que manipules tierra
  • Cocina las carnes hasta que pierdan el color rosado
  • Limpia diariamente la bandeja con arena de tu gato
  • Mantén a tu felino siempre en casa, no permitas que se relacione con animales infestados
  • Lávate las manos con agua y jabón luego de estar en contacto con tierra.

Te traemos estas 5 formas sencillas de prevenir cálculos renales

Tratamiento para eliminar la toxoplasmosis

La Sulfadiazina se utiliza para el tratamiento de este parásito

Para combatir al parásito del gato es necesaria la administración de varios medicamentos en conjunto:

  • Pirimetamina, Sulfadiazina y Leucovorina: evita la supresión de la médula ósea
  • Clindamicina o Atovacuona: empleo ligado a la Pirimetamina. Se administra a los pacientes alérgicos a las sulfonamidas o que no toleran la Sulfadiazina.

Si los pacientes son inmunocomprometidos y están asintomáticos sólo requerirán tratamiento cuando:

  • Los síntomas se agraven
  • Si presentan un trastorno visceral.

¿Cómo sería para las mujeres en estado? Por su parte, en las embarazadas el tratamiento difiere en relación al período de gestación: 

  • Primer trimestre: la infección se trata con Espiramicina. Este medicamento disminuye en un 60% la probabilidad de que el feto se contagie
  • Segundo y tercer trimestre: si el feto adquiere la patología, debe administrarse Pirimetamina y Sulfadiazina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *