Una breve visita a El Coliseo Romano, Italia será inolvidable

Muchas son las personas que acostumbran a viajar en sus vacaciones o tiempos libres. Grande es la lista de lugares posibles y hermosos a los que se puede ir. El Coliseo Romano es uno de los monumentos que seguramente está en la lista de los viajeros amantes de las vistas de novelas y películas. Si te consideras un aventurero debes visitarlo al menos una vez en la vida

Te lo aseguramos después de saber esto, Malasia será tu destino sí o sí

Lo que necesitas saber para viajar al Coliseo Romano

El Coliseo Romano 1
Lo que necesitas saber para viajar al Coliseo Romano

La entrada cuesta aproximadamente 16 euros, pero si la compras por Internet te saldrá 2 euros más cara. Una visita profunda que incluye un paseo por el área subterránea, te saldrá como en 22 euros. Los horarios de apertura oscilan entre las 9 y media y las 10 y media, y los de cierre entre las 6:30 y 7:30. En todo el recorrido estás autorizado a tirar fotos e incluso existe una línea de metro que tiene una parada en el Coliseo. 

Visitar el Coliseo Romano gratis

El primer domingo de cada mes, cada visitante que vaya a El Coliseo Romano entrará gratis. Ya te podrás imaginar las largas filas que se forman, por lo que te recomiendo que vayas bien temprano. Existe también un truco, que es comprar un “salta filas”, para irte directo al área de seguridad y entrar con rapidez, pero te cuesta 2 euros. 

La historia detrás de El Coliseo Romano

Este monumento fue construido en el siglo I, en pleno imperio romano. Era conocido como el Anfiteatro Flavio, ya que hace referencia a la dinastía que lo edificó. Durante casi 500 años era sitio de obras teatrales de batallas, pero también de cacerías de animales y las inolvidables peleas de los gladiadores. Las ejecuciones eran la costumbre ahí. 

Pronto dejaría de ser lugar de espectáculos y pasó a ser un refugio o fortaleza. Asimismo sucedió con varios monumentos en esa época. Pronto comenzaría a deteriorarse y sus piedras fueron útiles en las construcciones de otros edificios. En la actualidad es uno de los símbolos más prominentes del imperio romano, así como de la majestuosidad de Roma. Si pasas por Italia, es un lugar de inolvidable visita. 

Aquí te traemos las 10 Mejores opciones en el caribe para viajar en este invierno

Visitar El Coliseo Romano

El Coliseo Romano 2
Visitar El Coliseo Romano

Una vez que te introduces en él, pasas por enormes arcos. En el interior encontrarás una estructura parcialmente techada. En sus inicios el piso era de madera y tenía arena encima. Si viste la película El Gladiador, del piso salían trampas mortales que eran todo parte del espectáculo. Los conductos se comunicaban con el sótano. 

Es uno de los logros de la ingeniería antigua. Era capaz de albergar cerca de 50 mil espectadores. Está claro que estaba bien organizado de acuerdo a las clases sociales. Uno de los mayores desafíos de los ingenieros civiles hoy día es la rapidez con la que se pueden vaciar los edificios. El Coliseo Romano era capaz de hacerlo en sólo 5 minutos. Lo que hoy conocemos como pasillos o salones en aquel momento se le llamaba vomitorios. 

Un vomitorio no es más que un pasillo que se sitúa debajo o detrás de una grada de un estadio. A través del mismo salen las personas rápidamente una vez acabado el espectáculo. De la misma forma servían para la entrada y salida de los actores al escenario. Pues sí, viene directamente de la raíz latina de la palabra vomitar, es muy extraño, pero así es. 

Las clases sociales empezaban con el emperador, teniendo la mejor silla. Un elemento de decoración es una tela que se despliega desde el techo. El material es tela de vela y lino fino. Muchos detalles de la estructura del Coliseo Romano eran de madera, razón por la que se quemó durante el incendio. Es una de las maravillas del mundo moderno

Mira ahora estos efectos inesperados y beneficios que ha dejado la pandemia

¿Por qué se llama El Coliseo Romano?

El Coliseo Romano 3
¿Por qué se llama El Coliseo Romano?


En las inmediaciones de El Coliseo Romano se ubica una estatua de Nerón. El constructor hizo la representación con su cabeza rodeada de rayos solares. El nombre proviene precisamente de este “coloso” al emperador. Aunque es cierto que existen pruebas históricas del nombre Anfiteatro Flavio. La primera obra efectuada es Collectanea de San Beda el Venerable en el siglo, ella prueba y describe su apertura. 

Ya sabes, si andas por Italia, no olvides visitar El Coliseo Romano. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *