El acné: por qué se genera y cómo combatirlo

En España solamente alrededor de 8 millones de personas padecen acné, un problema de la piel que constituye 1 de cada 4 consultas dermatológicas en el país. Si bien el acné no es una dolencia grave, las cicatrices que puede dejar en las zonas de la cara y el cuello a veces llegan a disminuir la autoestima de quien lo sufre y su calidad de vida. Por eso, aquí te muestro algunos de los aspectos más importantes de esta enfermedad, cómo prevenirla y cómo combatirla con productos naturales.

¿Cómo se genera el acné?

El acné se genera como consecuencia de que los folículos pilosos se llenen de grasa y células epiteliales muertas. Las principales zonas afectadas son las mejillas, la frente, el cuello, la nariz y la espalda. Contrario a lo que muchos piensan, actualmente se conoce que el acné está muy relacionado con determinados rasgos hereditarios y existen genes implicados en la predisposición a padecerlo. Las causas más comunes son el aumento de la producción de sebo por el organismo, inflamación, descamación anormal de los queranocitos y la presencia de una bacteria llamada Propionibacterium acnes.

Esto también puede ocurrir debido a otros factores, como cantidades relativamente altas de producción hormonal durante la pubertad, estrechamiento y taponamiento de los folículos pilosos con la inflamación que conlleva, estrés, algunos medicamentos específicos e incluso por exposiciones prolongadas a sustancias compuestas por cloro.

Rostro con acné
Las personas jóvenes son más propensas a padecer acné

Causas erróneas

Existen muchos conceptos erróneos y rumores acerca de las causas que originan el acné en las personas. En este sentido, algunos vinculan dicha enfermedad con factores como una escasa higiene personal o una dieta desbalanceada. Sin embargo, respecto a la higiene personal se conoce que el acné no lo causa la suciedad; y en lo concerniente a la dieta, la evidencia científica aún no ha podido demostrar que tenga que ver con el acné.

Algunos consejos a seguir si padeces acné

Si estás padeciendo acné en estos momentos seguramente quieras seguir los siguientes consejos:

No te toques los granitos

El primero de ellos es que no te toques la piel en aquellas zonas donde te han salido granitos, ya que con apretar o rascarte las lesiones producidas por el acné lo único que lograrás es que empeore el problema y aumentar la posibilidad de que te deje cicatrices y manchas en la piel. Además, las manos generalmente son poseedoras de microorganismos, lo que aumenta el riesgo de contraer alguna enfermedad.

Lávate la piel con delicadeza

Es recomendable limpiar el rostro como mínimo dos veces al día. Cuando lo hagas, recuerda siempre tener sumo cuidado y utilizar productos específicos para pieles grasas. Después deberás hidratar el cutis con geles y cremas fabricados también para tu tipo de piel. Y algo muy importante: recuerda siempre desmaquillarte antes de finalizar tu día.

Aféitate con cuidado

Constantemente estamos cometiendo errores a la hora de afeitarnos, y pasar la cuchilla por aquellos granitos que nos molestan es uno de ellos, debido a que empeora la lesión. Si tienes acné a la hora de afeitarte debes ser extremadamente cuidadoso y, de ser posible, antes de aplicar la crema de afeitar debes lavarte la cara con agua y con jabón para abrir los poros.

Evita exposiciones prolongadas al Sol

A pesar de que en bajas dosis los rayos solares contribuyen a mejorar el acné, si expones tu piel al sol durante demasiado tiempo este puede llegar a empeorar la lesiones. Además, las altas frecuencias de los rayos ultravioletas provenientes del sol pueden llegar desencadenar complicaciones en la piel a corto y largo plazo.

Visita a tu dermatólogo

Por supuesto, este quizás sea el consejo más importante y probablemente ya lo sepas. La mejor manera de contribuir a la desaparición del acné y la prevención de cicatrices es consultando al dermatólogo. Después de todo, él es un médico especializado para los problemas en la piel, por lo que te podrá indicar un tratamiento de medicamentos que incluyan un riguroso control por parte de los expertos.

Dos remedios naturales para combatir el acné

Las lesiones del acné pueden ser aplacadas mediante la aplicación de compuestos de sustancias naturales específicas para ello. Estos remedios caseros pueden ser utilizados mientras las lesiones en la piel no sean demasiadas y no hayan surgido otras complicaciones, porque de lo contrario lo que se aconseja es ir al dermatólogo.

Crema de manzanilla

La manzanilla es beneficiosa para combatir el acné
La manzanilla tiene propiedades que la hacen beneficiosa para combatir el acné

Con la manzanilla podemos elaborar infinidad de remedios caseros. Uno de ellos es una crema para eliminar los granos del acné. Para elaborarla, primeramente debemos conseguir los siguientes ingredientes:

  1. Un sobre de manzanilla para infusión
  2. Una cucharada de harina de avena
  3. Agua
  4. Dos dientes de ajo

Una vez los hayas conseguido, lo primero que debes hacer es poner el agua a hervir en una cazuela. Cuando veas que el agua comience a rebullir, le introducirás el sobre de manzanilla y la retirarás del fuego. Déjala reposar durante cinco minutos. Después escurrirás bien el sobre y lo retirarás del agua.

Volverás a poner la cazuela en el fuego y le echarás los dos dientes de ajo enteros, sin pelar. Permite que hierva durante cinco minutos y después ponla a enfriar. Para cuando esté tibia el siguiente paso será añadir la harina de avena para formar una crema. Ten en cuenta que debes añadirla poco a poco en la cazuela hasta conseguir una textura cremosa. Y listo, en este punto solo queda aplicar la crema sobre la cara durante 20 minutos aproximadamente, por alrededor de una semana.

Mascarilla con miel

La mascarilla con miel también te ayudará en gran manera a combatir el acné. Para su elaboración necesitarás lo siguiente:

  1. Miel de abeja
  2. Dos pastillas de aspirina
  3. Una cucharadita de agua (la aspirina está compuesta por una sustancia que es hidrosoluble, por lo que se necesita de agua para disolverla en la miel)

El primer paso para elaborar esta mascarilla es poner las dos aspirinas y el agua en un pequeño bol. Lo segundo es romper las aspirinas y disolverlas en el agua. A esta mixtura le incorporarás una o dos cucharaditas de miel y lo mezclarás todo. Después dejarás que la mezcla repose durante unos minutos… y listo. La aplicaremos sobre las áreas de la piel con granos durante 20 minutos aproximadamente. Si la utilizas diariamente notarás la diferencia en poco tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *