El café, sus beneficios y contraindicaciones

Comenzar la jornada con una taza de café se ha convertido en la rutina diaria de millones de personas. Esta bebida atrae por su intenso aroma y delicioso sabor, además de ser un excelente aliado para mantenernos activos cuando tenemos un día intenso por delante. Son razones más que suficientes para disfrutar de una buena del café, pero existen muchos otros beneficios probados por la ciencia.

Eso sí ¡cuidado! Su consumo excesivo puede ser muy dañino para tu salud, además de ser perjudicial si padeces ciertas enfermedades. Después de leer este artículo tu percepción del café cambiará, ¡emplea sus propiedades a tu favor!

Mira ahora la mejor mascarilla de café para limpieza y reafirmación del rostro

Beneficios del café para la salud

El café 1
Café oscuro en granos

Los estudios científicos han arrojado datos muy alentadores sobre las cualidades del café que avalan sus ventajas para la salud. Aquí te muestro los beneficios más conocidos:

Tiene poder antioxidante

El café es rico en antioxidantes. Estos compuestos flavonoides combaten los radicales libres, por lo que tienen un efecto protector. Además aumentan la resistencia ante los microorganismos y retrasan el envejecimiento celular. Pueden reducir significativamente el riesgo de padecer cáncer.

Es adelgazante

Si quieres adelgazar puedes sumar el café a tu dieta. Este provoca sensación de saciedad mientras que aporta únicamente dos calorías. Si tomas una taza por la mañana estimularás la quema de grasas. Te recomiendo consumir el café verde pues evita la absorción de grasas y azúcares estabilizando el peso corporal.

Regula los niveles de azúcar en sangre

La cafeína estimula la secreción de insulina por las células especializadas del páncreas. Este efecto puede ser muy beneficioso para los pacientes con Diabetes tipo 2 e incluso disminuye el riesgo de padecer la enfermedad. Si no eres un asiduo consumidor estarás reduciendo las posibilidades en un 7%, para los que consumen 4 tazas el riesgo disminuye en un 25%.

Disminuye el cansancio

Es quizás el efecto más conocido del café. Se provoca básicamente por dos mecanismos: el aumento de la presión arterial y la elevación de la frecuencia cardíaca. Además estimula la secreción de dopamina que se traduce en una sensación de bienestar. Disminuye los niveles de melatonina, la hormona del sueño. Al obstaculizar la unión de la adenosina a los receptores neuronales disminuye la somnolencia

Aumenta la resistencia durante el ejercicio

Una simple taza de café puede ayudarte a rendir más durante tu rutina de ejercicios físicos. El cuerpo comienza aprovechando las reservas de carbohidratos y una vez que estas se agotan el café ayuda a obtener energía a partir de la quema de grasas. También favorece la apertura de las vías respiratorias. Al bloquear el efecto de la adenosina, retrasa el cansancio. 

Agiliza el cerebro y estimula el ánimo

La cafeína es un compuesto muy estimulante. Una pequeña dosis es capaz de favorecer la memoria y la concentración. Además te mantiene en alerta aumentando la capacidad de reacción. Al incrementar los niveles de serotonina y dopamina, hormonas que favorecen un estado de ánimo saludable, el riesgo de padecer depresión disminuye.

Potencia los efectos de los analgésicos 

Este efecto se observa con bajos niveles de cafeína en sangre. Te sugiero combinarlo con tu medicamento para el dolor, siempre que no esté contraindicado y el médico lo permita.

Descubre con nosotros la leyenda detrás del origen del café

Efectos perjudiciales de la cafeína en el organismo

El café 2
Taza de café mañanera

Consumir más de 4 tazas diarias aumenta el riesgo de padecer múltiples enfermedades crónicas. Sus principales efectos perjudiciales son:

Provoca úlceras gástricas y alteraciones intestinales

La cafeína y los ácidos de esta bebida pueden alterar el proceso digestivo e irritar la mucosa gastrointestinal. A pesar de que los estudios científicos no son concluyentes al respecto, si padeces de estas dolencias lo más probable es que el médico te indique cesar su consumo por el momento. 

Acidez estomacal

En la porción inferior del esófago existe un músculo que se contrae para impedir que los alimentos regresen, así es como permanecen en el estómago sin importar la posición que adoptes. La cafeína provoca la relajación de este esfínter lo que conlleva a la acidez del estómago y el reflujo gastroesofágico en personas especialmente sensibles.

Es laxante

Esta propiedad es un arma de doble filo. Puede ser beneficioso para aquellas personas que padecen estreñimiento, pero no elimina el problema de base y el efecto es temporal. Sin embargo, genera una pérdida de nutrientes en las heces e irrita el colon.

Puede provocar osteoporosis

El riesgo de padecer esta enfermedad ósea debilitante aumenta en los consumidores de café. La cafeína altera el normal funcionamiento de las células que forman hueso (osteoblastos), lo que desplaza el equilibrio hacia la destrucción del mismo y su pérdida se acelera. Este componente esencial del café también puede provocar una absorción disminuida del calcio en el intestino delgado, esto impide que el organismo disponga de las cantidades suficientes para formar hueso.

Mal aliento

Quizás has percibido un gusto y olor desagradables después de consumir café. Esto sucede por la deshidratación de las células de revestimiento de la boca. Es un efecto que puedes contrarrestar tomando un vaso de agua tras el café. También puedes intentar masticar chicle sin azúcares para aumentar la salivación.

Afecta los riñones

Si posees una función renal normal, consumir café puede ayudarte a orinar. En el caso contrario puedes agravar tu enfermedad si lo tomas desde hace varios años. Además, la cafeína irrita la vejiga. En un estudio realizado el 2004 en Estados Unidos se demostró una elevada excreción de calcio por la orina en las personas que padecían cálculos renales.

Alteraciones en el sistema nervioso

Consumir más 400 mg de café al día, lo que equivale a superar las 4 tazas, desencadena fuertes dolores de cabeza. También, al aumentar nuestro sistema de alerta, provoca insomnio, sobre todo si se toma antes de dormir. Un efecto que puedes haber notado después de tomar café es la intranquilidad, reflejada en movimientos repetitivos de las piernas. 

Dependencia y adicción

En ocasiones no se pone atención al hecho de que el café es una droga. Su componente adictivo es la cafeína. Si tu cuerpo se habitúa a ingerirlo frecuentemente en dosis superiores a las 4 tazas diarias, tarde o temprano te provocará dependencia. Cuando no tomas la cantidad usual a la hora acostumbrada puedes comenzar a sentir el Síndrome de Abstinencia. Se manifiesta con dolor de cabeza, cansancio e irritabilidad por lo que te será muy fácil detectarlo.

Descubre ahora por qué los productores de café ganan cada vez más poco

¿Cuándo se contraindica el café?

El café 3
Café decorado
  • En ayunas.

Asegúrate de combinar el café con otros alimentos. Sucede que la cafeína estimula la secreción de los jugos gástricos y, sin comida para digerir, la mucosa se irrita. Esto se traduce en distensión abdominal y dolor.

  • Personas cardiópatas.

Si padeces insuficiencia cardíaca debes eliminar su consumo por completo. El corazón está especialmente débil y no puede responder a las demandas que genera la cafeína. Las arterias se contraen y aumenta la presión sanguínea, efecto que se refleja directamente en el corazón. El café instantáneo es especialmente perjudicial en estos casos pues, por su alta concentración de potasio, puede alterar el ritmo cardíaco.

  • Eres obeso o padeces arteriosclerosis.

Si padeces alguna de estas condiciones ¡elimina ya el café de tu dieta! Su consumo aumenta los niveles de colesterol, lo que obstruirá aún más tus vasos sanguíneos con el consecuente fallo cardíaco. 

  • Padeces de anemia o eres vegetariano.

El café interviene en la absorción de hierro, si lo consumes la concentración de este mineral caería a niveles críticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *