El libro de los Salmos perdido en el fondo del mar dese hace 300 años

El buque mercante alemán, Arcángel Rafael, hacia el año 1724 navegaba por las aguas del mar Báltico. Cerca de la costa del Golfo de Finlandia. Con una variedad de productos de contravención del Imperio ruso en sus bodegas. Mientras emprendan el regreso a casa, sin que nadie pudiese advertirlo, hicieron colisión, con un gran trozo de hielo que flotaba a la deriva y que, de un golpe; aplastó el casco de la embarcación.

El barco pereció, pero poco más de una decena de campesinos de la localidad estuvieron durante 3 semanas; sumergiéndose en el mar de aguas heladas para recuperar las telas y el cuero que componían el contenido más valioso de la carga. La nave que no sufrió daños significativos en sus compartimentos esconde hasta hoy muchos enseres valiosos, entre ellos un libro de los Salmos.

Es la copia de un salterio luterano de 1692 y se encuentra muy bien conservado

El libro de los Salmos perdido
Un hallazgo que sorprendió a todos lo descubrieron los buzos. Allí, entre las maderas antiguas y destruidas por el agua, se encontraba un libro casi nuevo; nada más y nada menos un libro
de los Salmos

Después de transcurrir 3 siglos del hundimiento la embarcación que se construyó en Lübeck, los restos fueron sometidos a numerosos estudios.

Un hallazgo que sorprendió a todos lo descubrieron los buzos. Allí, entre las maderas antiguas y destruidas por el agua, se encontraba un libro casi nuevo; nada más y nada menos un libro de los Salmos. La copia de un salterio luterano cuya publicación data del año 1692.

Según ellos, la carátula de formato tan duro y grueso, fue la que permitió que soportara esta cantidad de años a la exposición de la sal y el agua. Una colección de artículos hogareños acompañaba al tesoro que mantuvo sus páginas en tan buen estado.

Guardada en una caja especial para una buena preservación

Hasta el momento, la obra cuyo contenido son solo los salmos se acaudala en una caja de formato especial que contiene agua de mar. Así como lo lees, pues las páginas se desmoronan al entrar en contacto con el aire y por ello se toman medidas exclusivas para que el objeto se acostumbre de forma gradual a las condiciones del nuevo ambiente.

Con lupas especiales después de varios análisis preliminares de carácter científico se ha determinado que la publicación está escrita en alemán.

Y publicada por la imprenta Caspar Holwein Publishing House en el año 1692. Coincidentemente el libro tiene un 1 año más que la embarcación que lo cobijó durante estos siglos.

Todo gracias a la encuadernación

La cubierta de cuero tiene unas detalladas y minimalistas inserciones de madera, esta y sus cerraduras de metal imposibilitaron que el libro fuese abierto.

La obra presenta imágenes de dos figuras una femenina y otra masculina con sangría. Se encontró bajo la portada además una página de otro texto escrito en latín, pero no se ha logrado definir con exactitud lo que dice y continúa siendo objeto de estudio.

Con cincuenta cuadernos cosidos con detalle la obra contiene un aproximado de 500 páginas. La impresión del libro de los Salmos, se realizó sobre un papel manufacturado sobre una base de trapo. Cuando el libro quede completamente renovado se exhibirá en un museo. Sin duda alguna un trabajo arduo les queda todavía a los especialistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *