Estudio dice que el riesgo de cáncer de seno relacionado con la terapia hormonal puede persistir durante años

La investigación, publicada en la revista The Lancet, encontró que los riesgos aumentaron de manera constante cuanto más tiempo; se usó la terapia de reemplazo hormonal. Y fueron mayores para las terapias con hormonas de estrógeno-progestágeno, que para la terapia con hormonas de estrógeno solo. Todo tipo de terapia de reemplazo hormonal, a excepción de los estrógenos vaginales, se asoció con un riesgo excesivo de cáncer de seno.

La transición a la menopausia, generalmente comienza entre las edades de 45 y 55 años. Lo que hace que aparezcan síntomas, debido a cambios en la producción del cuerpo de las hormonas sexuales estrógeno y progesterona.

En ocasiones, las mujeres usan este tipo de terapia de reemplazo de hormonas, conocida como TRH o terapia hormonal para la menopausia. Para ayudar a aliviar los síntomas de la menopausia, como sofocos, sudores nocturnos, dolor durante el sexo y sequedad vaginal.

Sintomatologías

Esos síntomas pueden ser leves en algunas mujeres, pero pueden afectar el bienestar de otras. El estrógeno y la progesterona son las hormonas más utilizadas en el tratamiento de algunos síntomas de la menopausia.

cáncer de seno
Todo tipo de terapia de reemplazo hormonal, a excepción de los estrógenos vaginales, se asoció con un riesgo excesivo de cáncer de seno

“El riesgo excesivo persistió por más de 10 años”

La nueva investigación, se basó en un análisis de datos de 58 estudios publicados anteriormente sobre terapia de reemplazo hormonal. Que incluyó a más de 100,000 mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama invasivo.

De acuerdo con el estudio, las mujeres de peso promedio de los países de Occidente con cinco años de tratamiento con estrógenos, más una terapia diaria con hormonas progestágenas, a partir de los 50 años; mostraban un mayor riesgo de aparición de cáncer de seno hasta los 70 años.

Específicamente, la investigación sugiere que la incidencia estimada de cáncer de seno entre las edades de 50 a 69 años estuvo vinculada a un mayor riesgo: del 6,3% de las mujeres que nunca usaron la terapia de reemplazo hormonal al 8,3% de las que usaron la terapia diariamente durante cinco años.

Según la investigación, ese es un aumento de aproximadamente un caso adicional de cáncer en cada 50 usuarios de la terapia.

Del mismo modo, cinco años de uso de estrógenos más terapia hormonal progestágena intermitente; se relacionaron con un mayor riesgo, del 6,3% al 7,7%. Lo que representa un aumento de un caso adicional de cáncer en cada 70 usuarios de la terapia.

La investigación también sugiere que cinco años de uso de una terapia solo con estrógenos estaba vinculada a un mayor riesgo, del 6,3% al 6,8%, lo que sería un aumento de un caso adicional de cáncer en cada 200 usuarios de la terapia.

Incluso si la terapia se detiene en algún momento, “persistió un exceso de riesgo durante más de 10 años”, escribieron los investigadores. La nueva investigación mostró solo una asociación entre la terapia de reemplazo hormonal y el cáncer de seno, no una relación causal.

¿Qué se necesita?

Se necesita más investigación para determinar si la terapia de reemplazo hormonal realmente causó aumentos en la incidencia del cáncer de seno. Si las asociaciones en la nueva investigación son en gran medida causales, los datos sugieren que la terapia hormonal menopáusica utilizada en los países occidentales puede haber causado aproximadamente 1 millón de cánceres de seno del total de 20 millones que se han producido en todo el mundo desde 1990.

Sopesar los riesgos y beneficios…

En general, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos dice que no tome terapia hormonal si tiene problemas con el sangrado vaginal; tiene o ha tenido antecedentes de ciertos tipos de cáncer; tiene o ha tenido un coágulo de sangre, derrame cerebral o ataque cardíaco.

O también es porque tiene un trastorno hemorrágico, enfermedad hepática o reacciones alérgicas a la medicina hormonal. La nueva investigación debería ayudar tanto a las mujeres como a sus médicos a decidir si comenzar o no la terapia hormonal y qué preparación tomar: estrógenos y progestágenos combinados o solo estrógenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *