Gemelas siamesas unidas por la cabeza y una cirugía pionera

El 7 de enero de 2017, vieron la luz las gemelas en el Hospital Hayatabad en Peshawar, en el norte de Pakistán. Las niñas, nacidas por cesárea no fueron conocidas por su madre inmediatamente. El personal médico dijo a la familia que las niñas estaban sanas, sin embargo, eran siamesas craneópagas. Estaban unidas por la cabeza. Después de un mes las gemelas estuvieron preparadas para salir del hospital acordando que, si existía la posibilidad, era necesario separarlas.

Gemelas siamesas unidas por la cabeza y el neurocirujano

A los tres meses de vida de Marwa y Safa, la familia contactó con un neurocirujano pediatra en Londres, doctor de uno de los más importantes hospitales en todo el mundo. El médico consintió en realizar la separación de las gemelas y en agosto de 2018, estuvieron listas para viajar a Reino Unido. Jeelani recaudó un poco de dinero que era insuficiente para realizar los gastos necesarios.

Finalmente, los cuidados de las gemelas fueron financiados por un rico empresario paquistaní, amigo del doctor, que se sensibilizó con el caso de las niñas. La dificultad más grande era separar la red compleja de venas y arterias porque cada una proporcionaba sangre a su hermana. Interrumpir la irrigación podía provocar un accidente cerebrovascular.

Varias intervenciones quirúrgicas

Por experiencia, se sabía que resultaría ventajoso llevar a cabo la separación durante varias intervenciones quirúrgicas, permitiendo que se recuperaran de cada una de ellas. El equipo contó con 100 especialistas entre bioingenieros, modeladores de 3D, un diseñador de realidad virtual, cirujanos y enfermeras.

Gemelas siamesas unidas por la cabeza y una cirugía pionera
Las intervenciones duraron horas. Safa, la más débil, sobrevivió a dos días en un estado crítico, entre la vida y la muerte, hasta que lentamente se fue recuperando

Jeelani fue quien dirigió la separación, pero fue el profesor David Dunaway, cirujano plástico, quien se dedicó a reconstruir la parte superior del cráneo de cada una de las cabezas de las hermanas. Estas niñas corrieron el riesgo de morir durante las cirugías o quedar con daño cerebral.

Las intervenciones duraron horas. Safa, la más débil, sobrevivió a dos días en un estado crítico, entre la vida y la muerte, hasta que lentamente se fue recuperando.

Gemelas siamesas unidas por la cabeza y una cirugía pionera
En febrero de 2019, cuatro meses después de la primera cirugía, consiguieron separar a las siamesas

Un éxito total en la operación de las gemelas siamesas unidas por la cabeza

Después de tantas operaciones vencidas se decidió adelantar un mes el momento de la separación debido a que el corazón de Marwa tenía que bombear sangre para garantizar la supervivencia de Safa. En febrero de 2019, cuatro meses después de la primera cirugía, consiguieron separar a las siamesas.

La operación, que duró 7 horas, tenía como objetivo terminar de cortar las conexiones restantes de tejido, hueso y en ese momento crítico estarían unidas solamente por una pieza de duramadre, membrana que rodea al cerebro. Cuando es cortada la conexión final, los miembros del equipo se acercan.

Varios de ellos levantan con sumo cuidado los cuerpos frágiles que han salvado. Dejaron de ser gemelas siamesas por una vez en sus cortas vidas. A partir de ahora sus vidas no dependerán irremediablemente de la otra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *