Jet Lag: qué es, causas y cómo tratarlo

El Jet Lag es un trastorno temporal del sueño que aparece con frecuencia entre las personas que viajan a través de distintas zonas horarias. También se le conoce por otros nombres, como disritmia circadiana o descompensación horaria. Esta condición médica se produce debido al desequilibrio producido entre el reloj interno de la persona y los nuevos ciclos de luz y oscuridad en los que se ve inmerso cuando recorre distintos husos horarios.

Si bien es algo transitorio, el hecho de que las sociedades actuales cada vez necesiten de más movilidad a lo largo de todo el planeta ha impulsado a la ciencia para que investigue sus efectos y cómo sobrellevarlo.

En el siguiente artículo conocerás a fondo todo lo que debes saber acerca del Jet Lag, ya sea que viajes con frecuencia o tengas pensado hacer alguna travesía larga próximamente.

¿Qué es el Jet Lag?

Técnicamente hablando, el Jet Lag es un Trastorno Temporal de los Ritmos Circadianos del Sueño, del que comúnmente se quejan las personas que viajan a través de distintas regiones horarias en pequeños intervalos de tiempo.

El origen del término “Jet Lag” se encuentra en las palabras anglosajonas “avión” y “retraso”. Si intentáramos traducirlo vendría siendo más o menos la frase: “Desincronización de horario a causa de viajar en avión”. Así, se especifica en los aviones porque son los más propicios para realizar viajes largos en intervalos de tiempo relativamente cortos, a través de regiones entre las cuales hay una diferencia horaria representativa.

No obstante, también podemos sufrir Jet Lag en la misma zona horaria cuando viajamos en coche de manera que se vean alteradas nuestras costumbres de vigilia y reposo, como por ejemplo cuando la acción se realiza durante toda la noche. Incluso cabe la posibilidad de que algunos de sus efectos se nos presenten sin haber viajado, especialmente cuando comenzamos a realizar una actividad que modifica nuestras costumbres de dormir y despertarnos.

Hombre con Jet Lag, durmiendo
El Jet Lag es un trastorno del sueño

Síntomas más comunes

Entre los principales síntomas ocasionados por este trastorno podemos encontrar:

  1. Fatiga: Este es el más frecuente de los síntomas. Si el viaje es hacia el oeste la confusión de la persona es menor; esto ocurre porque en estos casos el reloj interno solo percibe una aceleración del tiempo y por tanto se distorsiona menos el ciclo día-noche (recuerda que la tierra rotación de la tierra es de oeste a este).
  2. Problemas digestivos: Los vómitos se encuentran entre los más comunes.
  3. Confusión a la hora de expresarse verbalmente o tomar decisiones
  4. Dificultades para recordar
  5. Irritabilidad
  6. Apatía
La confusión ocasionada por el Jet Lag es menor si se viaja hacia el oeste
La confusión ocasionada por el Jet Lag es menor si se viaja hacia el oeste

Como regla general, todos estos síntomas tardan poco en desaparecer. Sin embargo, en aquellas personas que constantemente están haciendo viajes el Jet Lag puede llegar a desencadenar trastornos del sueño mucho más graves. De hecho, conforme la edad del viajero aumenta, también pueden verse alteradas diversas funciones cognitivas y problemas gastrointestinales.

Causas del Jet Lag

Como ya he explicado, el Jet Lag desbarajusta los horarios de vigilia y sueño de las personas. La razón de esto es que nuestro “reloj biológico” se confunde ante modificaciones drásticas de los horarios y tarda algún tiempo en asimilar el cambio.

En realidad, los perjudicados son los ritmos circadianos, que no son más que las variaciones de las variables biológicas ante intervalos regulares de tiempo (como los ciclos de luz y oscuridad). De esta manera, el Jet Lag es la consecuencia directa de fuertes alteraciones en los ritmos internos de nuestro organismo, al no haber sincronizado aún nuestros horarios a los del lugar de destino.

Incluso en los cambios más radicales, el cuerpo puede recuperarse en cuestión de días gracias a una hormona conocida como melatonina.

Consejos para lidiar con el Jet Lag

Cabe aclarar que en la mayoría de los casos el Jet Lag irá desapareciendo por sí solo con el paso de los días, por lo que en este sentido el tratamiento no es algo indispensable. Según estimaciones, hay una proporción que fundamenta que por cada hora diferencial entre los países de partida y llegada el cuerpo tarda un día entero en adaptarse. No obstante, esta proporción puede oscilar de persona en persona, así como en relación a la dirección específica de la travesía.

La melatonina

El principal regulador de nuestros ritmos circadianos es una glándula central situada en el cerebro de la mayoría de los animales superiores. Esta es la encargada de atender a varios procesos fisiológicos y neurológicos en correspondencia a las variaciones en las condiciones externas. Se conoce como glándula pineal, la cual secreta a la ya mencionada hormona melatonina, especializada en la regulación de los ciclos de sueño.

Beneficios de la melatonina

La melatonina ha demostrado ser muy útil para combatir el Jet Lag
La melatonina ha demostrado ser muy útil para combatir el Jet Lag

La melatonina, al igual que otras hormonas como la insulina, puede ser introducida en el cuerpo de manera exógena.

Esta hormona ha sido objeto de innumerables estudios recientes. Algunos de los cuales refieren que la melatonina contribuye al “reseteo” del reloj biológico, o sea, que impulsa el ajuste de los ritmos circadianos propios con los que se necesitan en el lugar de destino. Al ser una hormona cuya síntesis es inhibida por la energía luminosa y es favorecida en ausencia de esta, lo más recomendable es ingerirla por la noche. De hecho, hacerlo durante el día puede ser contraproducente.

La popularidad de la melatonina ha ido en creciente aumento en los últimos tiempos, por ello es muy común encontrarla presentada en cápsulas o comprimidos. Aun así, vale la pena considerar que muchos alimentos contribuyen a su producción endógena, como la avena, el tomate o el plátano.

Recomendaciones para prevenir el Jet Lag y sus efectos

Es importantísimo acceder a los requerimientos de descanso de nuestro cuerpo. Incluso es completamente aceptable tomar un día entero de reposo para, al menos, rendir correctamente en las labores que tenemos planeadas.

Si te estás sometiendo a un tratamiento que requiera la administración de medicamentos cada determinado plazo de tiempo, tal vez te veas en la necesidad de modificarlo en función de la disritmia circadiana. Por ejemplo, para las personas con diabetes a veces no hay otra opción que modificar las dosis y los momentos de administración de insulina según la diferencia en las zonas horarias de salida y destino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *