La ciencia policial de Egipto hace repatriar un sarcófago saqueado

Un sarcófago saqueado por un documento falso

El refulgente ataúd, pertenece a Nedjemankh un sacerdote de la clase alta que vivió durante la dominación griega de Egipto. O como también se le conoce la época ptolemaica. Este tesoro, estaba en exposición desde hace dos años en la ciudad de Nueva York y en el Museo de Arte Metropolitano. Adquirido con un documento falso por 3,6 millones de euros. Pero que terminó convirtiéndose en la principal pieza de la colección egipcia del MET.

En Egipto Mustafa Waziri el jefe del Consejo Supremo de Antigüedades señaló en la presentación del sarcófago saqueado que, este era madera; con una capa de oro y que conserva todas las inscripciones jeroglíficas sobre su superficie, donde puede verse a Anubis el dios faraónico de la momificación. El ataúd se exhibe hoy al sureste de El Cairo en el Museo de la Civilización.

La pieza será sometida a un detallado proceso de restauración, pero por el momento se prefiere que los egipcios y así también los turistas disfruten de sin igual trofeo.

Las luchas por parte del gobierno de Egipto con otros gobiernos y con museos importantes en aras de poder hacer regresar a casa las piezas que de forma ilegal salieron de las pirámides del país, cuando hace muchas décadas las normas al respecto no existían son continuas y no todas son satisfactorias como esta.

La ciencia policial de Egipto hace repatriar un sarcófago saqueado
Egipto con otros gobiernos y con museos importantes en aras de poder hacer regresar a casa las piezas que de forma ilegal

La batalla por recuperar el sarcófago saqueado

En 1970 en una Convención se trataron las medidas que declaran hoy la prohibición de la exportación, la importación y la transferencia de las propiedades ilícitas de bienes de la cultura de la UNESCO.

Donde plantea que cualquier pieza adquirida y sacada de un país sin un documento de exportación que lo certifique legalmente está completamente prohibida.

Lo que implica que el objeto que después de 1970 haya salido de Egipto y no tenga un certificado de exportación que le respalde se considera por defecto una pieza robada.

Se hace difícil demostrar su veracidad

sarcófago saqueado
El ataúd del sacerdote Nedjemankh salió de Egipto de forma ilegal. Y por lo tanto tuvo que ser restituido a su lugar de origen

Por lo general el principal problema es demostrar con fundamentos la fecha en que salió del lugar originario el objeto, esto se debe a que los objetos pasan por varias casas de subastas y de coleccionistas privados.

Para suerte del país en esta ocasión, se pudo demostrar por parte de las autoridades egipcias; que el ataúd del sacerdote Nedjemankh salió de Egipto de forma ilegal. Y por lo tanto tuvo que restituirse a su lugar de origen.

No sucediendo así, con otros objetos con los que no ha resultado muy fácil las transacciones. Y que hasta la fecha se ha imposibilitado devolverlos a casa. Un ejemplo de ello es el busto de la reina Nefertiti, quien formaba parte de la colección privada del amante del arte y archiconocido Hitler. Y que hoy se encuentra a buen recaudo en Berlín en el Neues Museum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *