Con solo 11 años esta niña se casó. El motivo te hará llorar.

Lamentablemente, no es lo más extraño del mundo encontrar casos de matrimonios infantiles. Sobre todo en países como Tailandia, donde también es muy común la prostitución de menores. Sin embargo, este caso es singular. Con solo 11 años esta niña se casó en Estados Unidos, ¡y con su padre! ¿Cómo acabó ocurriendo esto? Entérate en este post y, aunque parezca raro, prepárate para llorar de ternura y no de indignación.

Verdaderamente asombroso, dos aviones chocan en una pista de Detroit y nadie cree lo que pasó

¿Quién fue el hombre que se casó con su hija de 11 años?

Con solo 11 años esta niña se casó 3
Jim Zets junto a su esposa y su hija Josie Zets

Es originario de California, Estados Unidos, y su nombre es Jim Zets. Hace décadas conoció a una muchacha llamada Grace y se enamoró. Ella sería su esposa y el amor de su vida. Tras la boda, llegaron los hijos, y tiempo después los nietos. Según concuerdan todos los allegados, Jim siempre fue un esposo, padre y abuelo ejemplar. No había nada considerado como disfuncional en la familia que formó.

Él pasó de los cincuenta años. Se acercaba el momento en el que, en un país como Estados Unidos, toca descansar y disfrutar del retiro. Sobre todo cuando ya se tiene una familia establecida y una situación económica estable. Sin embargo, estaban lejos de acabar las sorpresas en la vida de Jim. Así lo demostró su esposa. Teniendo ambos una edad ya algo avanzada, ella anunció que había vuelto a quedar embarazada. Para muchos, eso hubiera sido la causa de un infarto. Para ellos fue un milagro.

Nació la pequeña Josie Zets. Siendo la menor y recién llegada a la familia, rápidamente se volvió la más mimada por Jim y su esposa. Pero no suficiente tiempo después de su nacimiento, con solo 11 años esta niña se casó, ¡y con su propio padre! En este punto, a todos les surge la misma pregunta: ¿cómo llegó esta amorosa familia a dicha situación?

Te mostramos todos los detalles obre la levitación y sus misterios

Jim pensaba tener una vida plena y feliz… hasta que esto ocurrió

Probablemente estés pensando: “Con solo 11 años esta niña se casó, ¿por qué querría saber tanto del padre?”. Y es que una cosa lleva a la otra. En la vida, muchas veces los golpes más duros llegan de repente, sin que uno los espere. Justo eso le ocurrió a la familia Zets. Resulta que Jim fue un día al hospital para hacerse un examen de rutina. Algunos exámenes de sangre, algún chequeo físico por parte del doctor, nada especial, pero el resultado sí lo fue. Este amoroso padre de familia fue diagnosticado con la enfermedad que más personas mata en todo el mundo: cáncer. En su caso, la zona cancerosa estaba en el páncreas. Además, para empeorarlo, no era un pequeño tumor contra el cual se pudiera tener esperanzas de luchar. Su enfermedad ya se encontraba en fase terminal. O sea, a Jim le quedaba poco tiempo de vida.

Como entenderás, fue una noticia devastadora para todos. Y entre esos detalles que piensa alguien en tal situación, Jim pensó en la boda de su pequeña. Era el sueño de ella que su padre la llevara hasta el altar vestida de blanco, como es tradición. Por supuesto, parecía que esto no iba a poder ocurrir. Sin embargo, ocurrió.

La boda de la niña que se casó con 11 años

Con solo 11 años esta niña se casó 2
Padre e hija camino al altar

Se acercaba el onceavo cumpleaños de la pequeña Josie y a su padre se le ocurrió un gran regalo. Cumpliría el sueño frustrado de los dos. Habló con su familia y organizaron toda una ceremonia nupcial. ¿Quiénes serían los protagonistas? ¡Él y su hija! Así es como, al final, con solo 11 años esta niña se casó. La fiesta fue preparada por todo lo alto. Días antes, el hombre encargó para la ocasión un pastel, arreglos florales y decoración de lujo. Hubo invitados y todo se hizo con vestimenta de gala. La niña hasta tuvo su vestido de novia y un ramo de flores. Además, una sesión de fotos inmortalizó todos los detalles de la celebración. Algunas fotografías son muy felices y otras no tanto. Ante la causa, Josie no pudo evitar aparecer llorando en varias instantáneas junto a su padre.

Jim la llevó hasta el altar y, ante la inexistencia de un novio, se mantuvo ahí junto a ella. Como en cualquier boda, un pastor ofició la ceremonia. Dio un discurso muy emotivo que terminó con la frase: “¡Yo los declaro padre e hija!”. Así fue como con solo 11 años esta niña se casó, aunque no fuera de verdad. Al terminar, incluso el padre no pudo evitar derrumbarse en un mar de lágrimas. Poco después de aquel día, él falleció producto de su enfermedad.

Te enseñamos a cómo clasificar una persona según su apariencia y comportamiento

Polémica alrededor de la boda de esta niña

Con solo 11 años esta niña se casó
Josie Zets y su padre

Al escuchar que una niña de once años se casó con su padre, lo normal es quedar impactado. Sobre todo si no conoces la historia de fondo y que la boda no fue real. Pero aunque sepas todo eso, no deja de resultar curioso. Si a esto le añadimos la masividad de Internet, pasa lo inevitable. Las fotografías de la ceremonia y la historia en sí se volvieron virales. Y si no se puede evitar que algo se viralice en Internet, tampoco que se cree polémica al respecto. Muchos no han visto con buenos ojos la boda de esta niña, aunque sea falsa. Que haya sido con su padre solo ha ayudado a avivar más las discusiones. Incluso se ha alegado que donde más éxito ha tenido la historia ha sido en el Medio Oriente. En muchos países de esa zona el matrimonio infantil es legal. Sin embargo, para nuestra forma de pensar occidental, legal no es sinónimo de correcto en este caso.

Sin embargo, la mayoría de las personas han acogido las fotografías y videos de la ceremonia con ternura. A fin de cuentas, fue un acto de amor y, de cierto modo, de despedida entre padre e hija. La niña nunca fue abusada o sexualizada de ninguna manera. Por el contrario, siempre tendrá ese recuerdo como el último gran momento feliz que vivió junto a su padre. ¿Derramaste alguna lágrima? No sería raro que sí. Es una historia desgarradora la de esta niña. Con solo 11 años, cumplió su sueño de que su padre, enfermo terminal, la acompañara en su boda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *