Remedio fácil y efectivo para las manos adormecidas

Si se te duermen las manos, sientes hormigueos, dolores fuertes, pérdida en la fuerza de agarre, falta de movilidad en los dedos o inflamación y nunca has padecido de esto, no debes alarmarte de inmediato. Por lo general es un simple calambre. Con remedios naturales y que puedes hacer tú mismo en casa quedarás como nuevo.

Estos son los 10 beneficios de llevar una dieta alcalina

¡Ay, qué dolor! ¿Qué hago para atender mis manos adormecidas?

manos adormecidas 3
Mano adormecida

Cuando tienes las manos adormecidas hay varios remedios. No obstante, el más inmediato es un masaje que puedes darte tú mismo. Toma algún aceite para lubricar la zona y haz círculos con los dedos. Esto estimulará la circulación y poco a poco se eliminará el hormigueo. Vendría siendo como los primeros auxilios en una situación inesperada. Sin embargo, cuando estos entumecimientos suceden de forma regular, es mejor que te prepares para ellos.

¿Qué tal si cuentas en casa o en la oficina con un kit para tratar tus manos adormecidas? Lo primero que vas a incluir en tu botiquín especial es aceite de semillas de lino. En realidad para un apuro puedes emplear uno de coco, oliva o el que tengas a mano. Ahora bien, si te vas a preparar hazte con ese, pues necesitas uno que sirva contra la inflamación. De hecho, tomarte una cucharada antes de acostarte también es efectivo.

Guarda en tu nevera cubitos de aloe vera o sábila. Esta planta destaca por ser un antiinflamatorio natural. Tenerla en el congelador, además de preservarla por más tiempo, la mantendrá fría. Cuando se presente la molestia o el dolor, frota estos cubitos por la zona afectada. La baja temperatura y el aloe vera son la combinación perfecta para una recuperación rápida. Otras plantas con la misma propiedad y que puedes consumir en forma de infusión son la cúrcuma y el ginkgo biloba.

Los pimientos picantes sirven de igual modo, añádelos a tu kit de remedios para el hormigueo en las manos. Vas a necesitar una docena de chiles rojos. Cuando los vayas a usar, caliéntalos a fuego alto. Luego machácalos y aplica usando un paño. Bajarán la hinchazón y reducirán las molestias con facilidad.

Reserva un poco de canela en polvo. Esta favorece la circulación por su contenido de vitamina B, manganeso y potasio. Tomar una cucharada disuelta en agua tibia o miel a diario te será de gran ayuda. Así mismo, ingerir un diente de ajo en ayunas cada día mejorará considerablemente tu circulación sanguínea. Solo si no padeces de diabetes o problemas renales, ten un poco de sal de epsom. Llena una pileta de agua, vierte media taza de la sal en ella e introduce las manos por 10 min. Es un remedio eficaz para las manos adormecidas.

Te mostramos los beneficios que aporta el té de cáscara de limón para tu salud

¿Cómo evito que mis manos se duerman?

manos adormecidas 2
Busca implementos que te ayuden a ejercitar las manos aún mientras trabajas

En caso de que te ocurra con frecuencia, lo más recomendable es que acudas al médico para determinar las causas. En dependencia de estas, hay hábitos que puedes cambiar o incorporar a tu rutina diaria. Al prevenir las manos adormecidas mejorará tu calidad de vida. Eso sí, practícalos todo el tiempo, si dejas de hacerlo porque te sientes bien, puedes tener una recaída.

En cualquier caso, es súper importante que añadas movimiento físico (e incluso algunos ejercicios) a tu día a día. Busca implementos que te ayuden a ejercitar las manos aún mientras trabajas. Cambia de postura o toma unos minutos para estirar tu cuerpo si debes permanecer estático durante muchas horas. Para activar el sistema circulatorio y evitar las manos adormecidas, da una caminata diaria. Media hora a paso ligero será suficiente. Mantener la hidratación de tu cuerpo es fundamental. Asegúrate de beber suficiente agua en el día.

Comienza por reducir o eliminar el consumo de sustancias nocivas como el tabaco, el alcohol y el café. Ajusta la dieta a las características de tu organismo. Ante problemas de colesterol o sobrepeso, aumenta la ingestión de fibras y disminuye las grasas. Además, asegúrate de que tus alimentos sean ricos en vitaminas C,B y E, que mejoran la circulación. Si el problema fuera que tienes en falta algún mineral, refuérzalo también en las comidas.

Algunos alimentos te aportarán los nutrientes necesarios para evitar las manos adormecidas. Las vitaminas B6 y B12 participan del correcto funcionamiento de los nervios y evitan estas molestias. Están presentes en cereales fortificados, avena, aguacates, plátanos y carne. También se encuentran en frijoles, pescado,  huevos, semillas y frutos secos, leche y sus derivados. Otros son ricos en magnesio, mineral esencial para la circulación. Entre ellos, verduras de color verde oscuro, avena, mantequilla de cacahuete (o maní), frutos secos y semillas. Además, lo poseen el pescado, soja, aguacates, plátanos, chocolate negro y yogur natural.

No dejes pasar por alto estos cuidados y tratamientos naturales para la planta de los pies

¿Por qué se entumecen mis manos?

manos adormecidas
Permanecer frente al computador con esas extremidades en la posición incorrecta puede ser una de ellas.

Las manos adormecidas son una dolencia muy frecuente con numerosas causas. Permanecer frente al computador con esas extremidades en la posición incorrecta puede ser una de ellas. Lo mismo ocurre si duermes en una postura que sobrecargue la articulación o realizas movimientos repetitivos. Si presentas problemas de circulación o retención de líquidos, ahí tienes tu respuesta.

Este malestar puede ser provocado por el síndrome del túnel carpiano, más común entre las mujeres. Lo generan también la artritis, la artritis reumatoidea, la artrosis, el hipotiroidismo y la esclerosis múltiple. Lo puede causar un déficit de vitamina B12 o un desbalance en los niveles de potasio, magnesio, calcio o sodio. Una neuropatía generada por la diabetes es otro factor de riesgo.

Otros motivos comunes del adormecimiento de las manos pueden ser las picaduras de insectos o lesiones en un nervio. Se suman a esta lista el consumo de alcohol o tabaco en exceso. Finalmente, puede ser el efecto secundario de algunos medicamentos.

Las manos adormecidas son un problema bastante común. Si te sucede solo una vez, no hay motivo para preocuparse. No obstante, cuando el evento se repite, lo mejor es buscar ayuda médica. Un examen te permitirá conocer las causas particulares y trazarte un plan para prevenir que vuelva a ocurrir. También existen remedios simples para salir de un momento difícil. Ahora bien, hay hábitos que de seguro evitarán la aparición de esta molestia. Incorpóralos a tu vida y goza de una buena salud sin padecer de estos dolores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *