Teorías alternativas al Big Bang que no conocías

La historia del universo más aceptada por los científicos tiene un principio, desarrollo y final. Según ella, todo comenzó con el Big Bang cuando una pequeña singularidad, en extremo caliente y densa, comenzó a expandirse. Pero… ¿y si no fuera realmente así? Después de todo, es solo una teoría, y aunque gran cantidad de evidencia apunte hacia ella como la correcta, siempre existe un margen de error. Por ello, varios influyentes científicos y cosmólogos han propuesto diferentes teorías alternativas al Big Bang a lo largo de la historia. Estas, pesar de que no cuentan con el apoyo de la mayoría, en casi todos los casos son muy plausibles y hasta probables.

El Big Bang

La teoría del Big Bang pudiera no estar del todo acertada
La teoría del Big Bang pudiera no estar del todo acertada

Y todo se formó en no más de un instante, de repente aparecían a la vista estrellas, planetas y galaxias enteras: y en un parpadeo, el universo era. Si el proceso del Big Bang hubiera sido presenciado por alguien no sujeto a las leyes del tiempo, probablemente su descripción se asemejaría a la anterior. Según esta teoría el principio se sitúa hace 13.800 millones de años, cuando una singularidad rebosante de energía terminó explotando y surgiendo con ella toda la materia que hoy conocemos.

Desde luego, una vez terminó la explosión el universo continuó expandiéndose a una velocidad mucho menor mediante un proceso conocido como inflación cósmica. Y además, durante los primeros 380.000 años el cosmos era un lugar denso, opaco y lleno de partículas supercalientes: por lo que aún no existían ni las estrellas ni los planetas que el observador dijera.

Se piensa que, con el tiempo, mientras el universo siga expandiéndose, llegará un punto en el que a consecuencia de la segunda ley de la termodinámica todo termine convirtiéndose en una sopa fría, llena de fotones aislados y carentes de energía.

Pero bien podría no ser así, y quizás el Big Bang fue solamente un punto de inflexión en un ciclo interminable de contracción y expansión. O tal vez en realidad fue una reflexión, por lo que existe una imagen de nuestro universo expandiéndose en sentido contrario y con un tiempo que fluye inversamente. También podría ser un punto de transición en un universo que siempre ha existido y nunca dejará de expandirse.

Todas estas suposiciones son teorías alternativas al Big Bang, y han sido defendidas por varios influyentes científicos, tanto de la actualidad como del pasado.

Científicos que no están de acuerdo

“Tengo que declarar que nunca me convenció la inflación”, afirma Neil Turok, exdirector del Instituto Perimetral de Física Teórica en Waterloo, Canadá.

“Considero que el paradigma inflacionario ha fracasado”, explica Paul Steinhardt, profesor de ciencias de Albert Einstein en la Universidad de Princeton y promotor de un modelo de “Gran Rebote”

“Siempre he tenido la sensación de que la inflación es una teoría muy artificial”, confiesa Roger Penrose, profesor emérito de matemáticas en la Universidad de Oxford.

El problema de la teoría de la inflación

Siempre ha habido deficiencias con esta teoría; específicamente por el hecho de que no se ha desarrollado un mecanismo definitivo para explicar el desencadenamiento de la expansión inflacionaria. Además, teóricamente el espacio-tiempo debería ser deformado por ondas gravitacionales que rebotaron en todo el universo gracias al Big Bang. Pero, aunque se han encontrado ciertas ondas gravitacionales, hasta ahora ninguna de ellas puede ser considerada como prueba.

El “Gran Rebote”

El principal problema del Big Bang es que asume que hubo un comienzo para el espacio-tiempo. La teoría del Gran Rebote resuelve esto explicando que, si bien todo comenzó con una singularidad densa y caliente que comenzó a expandirse como afirma el Big Bang, su explosión fue solo un estado de transición desde una fase anterior en la cual el universo se contraía.

Con un rebote en lugar de una explosión pueden explicarse muchos fenómenos que de otra manera son muy difíciles de explicar; como el hecho de que la temperatura de la radiación cósmica de microondas sea la misma en cualquier parte del universo.

Radiación cósmica de microondas
La teoría del “Gran Rebote” explica el fenómeno de la radiación cósmica de microondas

De hecho, el Gran Rebote apunta a la posibilidad de que el tiempo haya existido desde siempre. Steinhardt apoya esta teoría, y explica que, suponiendo la existencia de un Gran Rebote en el pasado, probablemente este no haya sido el primero y tampoco será el último.

Universo espejo

La existencia de un "Universo Espejo" resuelve algunas interrogantes que deja el Big Bang
La existencia de un “Universo Espejo” resuelve algunas interrogantes que deja el Big Bang

Neil Turok investiga otra de estas teorías alternativas al Big Bang, y su propuesta es más simple que la teoría inflacionaria: el “Universo Espejo”. Según esta teoría existe otro universo opuesto a este que está conformado por antimateria. Regido por las mismas leyes físicas que el nuestro, lo único que lo diferencia es su expansión hacia el otro lado del Big Bang. Es como hablar de un “anti universo”.

“Me apoyo en una de las afirmaciones de los últimos 30 años y es que el universo podría ser más simple de lo que creíamos. A grandes escalas no es caótico ni aleatorio como se pensaba. Su increíble sistematicidad hace que se requieran pocos números para describir fenómenos.

Cosmología cíclica conformada

Entre las teorías alternativas al Big Bang y la inflación, quizás la más temeraria y desafiante es la teoría de la “Cosmología cíclica conformada” (CCC) de Roger Penrose. Concuerda con el Gran Rebote en que el universo pudo haber existido desde siempre. Sin embargo, difiere en un pequeño detalle: de acuerdo con esta teoría el universo nunca ha dejado de expandirse.

“Creo que el Bing Bang no fue el comienzo”, afirma Penrose. “Todo lo que conocemos en la actualidad, toda la historia del universo puede ser solamente un eón dentro de una sucesión de eones”. El modelo CCC predice que en algún momento toda la materia del universo será arrastrada hacia agujeros negros supermasivos.

De acuerdo con esta teoría todo puede ser explicado mediante intervalos de tiempo. Al inicio de cada intervalo de tiempo el universo se expande; después se enfría hasta casi el cero absoluto y entonces los agujeros negros supermasivos se evaporan a través de un fenómeno conocido como Radiación de Hawking. Llegados a este punto se prepara el escenario para el inicio de un nuevo intervalo de tiempo, que en este caso sería otro eón.

Una de las predicciones de Penrose es que la radiación de fondo cósmico de microondas pudiera ser un registro del eón anterior; ya que cuando los agujeros negros supermasivos chocan se libera una gran cantidad de energía en forma de ondas gravitacionales. Por lo que esta pudo haber saltado de una fase a otra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *